Prostitutas de luces de bohemia prostitutas violadas

Querido Max, vuelvo a decirte que no te pongas estupendo. Siéntate e invítanos a cenar. Rubén, hoy este gran poeta, nuestro amigo, se llama Estrella Resplande- ciente! Como Martín de Tours, partes conmigo la capa, trasmudada en cena. Me parece un poco exagerado pedir vinos franceses. Dopo la cena e il toccante ncontro con una prostituta bambina, Max e don Latino si ritrovano ancora a contatto con operai assaliti dalla polizia: Nella carica rimane ucciso un bambino che era in braccio a sua madre: Llega un tableteo de fusilada.

El grupo se mueve en confusa y medrosa alerta. Descue- lla el grito ronco de la mujer, que al ruido de las descargas aprieta a su niño muerto en los brazos. Esa voz me traspasa. Hay mucho de teatro.

El farol, el chuzo, la caperuza del sereno, bajan con un trote de madreñas por la acera. Un preso que ha intentado fugarse. Latino, ya no puedo gritar Ese muerto sabía su fin No le asustaba, pero temía el tormento La Leyenda Negra, en estos días menguados, es la Historia de España. Nuestra vida es un círculo dantesco. Rabia y ver- güenza. Peor que ellos, porque no tienes una peseta y propagas la mala literatura, por entregas. Latino, vil corredor de aventuras insulsas, llévame al Viaducto.

Te invito a regenerarte con un vuelo. In questa atmosfera si giunge alla scena dodicesima, in cui la vicenda raggiunge il suo culmine con la morte di Max che, in un'ultima visione o allucinazione, intuisce la vera natura della Spagna e l'estetica adatta a ritrarla: Vamos a dar unos pasos. Préstame tu carrik, Latino. La tragedia nuestra no es tragedia. No tuerzas la boca, Max. Estoy a tu lado. Como te has convertido en buey, no podía reconocerte. Échame el aliento, ilustre buey del pesebre belenita.

Debías dejar esa broma. Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. España es una deformación grotesca de la civilización europea. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato. En el fondo del vaso. Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España.

Nos mudaremos al callejón del Gato. Arrímame a la pared. No tuerzas la boca. No me siento las manos y me duelen las uñas. Quieres conmoverme, para luego tomarme la coleta. Idiota, llévame a la puerta de mi casa y déjame morir en paz.

La verdad sea dicha, no madrugan en nuestro barrio. Le tre scene successive si svolgono di giorno e raccontano il grottesco funerale di Max, la ricchezza di don Latino, che ha sottratto a Max il portafoglio con il biglietto vincente della lotteria, la morte per suicidio della vedova e della figlia di Max, e il col- loquio tra Rubén Darío e il Marchese di Bradomín, che si sono recati al funerale per rendere omaggio all'amico poeta: Hablan en voz baja y ca- minan lentos, parecen almas imbuidas del respeto religioso de la muerte.

En el Campo Santo. Bajo ese nombre adquiere una significación dis- tinta nuestro encuentro, querido Rubén. Ni cementerio ni necrópolis. La de una pedantería académica. Necrópolis, para mí es como el fin de todo, dice lo irreparable y lo horrible, el perecer sin esperanza en el cuarto de un Hotel.

Bajo ella resuena religiosamente el terrible clarín extraordinario, querido Rubén. Marqués, la muerte muchas veces sería amable si no existiese el terror de lo incierto. Yo no cambio mi bautismo de cristiano por la sonrisa de un cínico griego. Yo espero ser eterno por mis pecados.

Nosotros divinizamos la muerte. Y de las muertes, yo prefiero la muerte cristiana. Callan y caminan en silencio. Max nació treinta años después de mi viaje a Méjico. Me falta muy poco para llevar un siglo a cuestas. Pronto acabaré, querido poeta. En la edad del pavo todas las niñas son Ofelias. Era muy pava aquella criatura, querido Rubén.

En el tiempo de mis veleidades literarias, lo elegí por maestro. Todos tenemos algo de Hamletos. Caballeros, si ustedes buscan la salida, vengan con nosotros. Se va a cerrar. Pues entonces sigamos a estos dos. Mañana habremos los dos olvidado ese cristiano propósito. No se excuse usted, caballero. Pocos me faltan para el siglo. La caída de la hoja siempre trae lo suyo. Nos pagan un jornal de tres pesetas, caiga lo que caiga. Alguna otra cosa se saca.

En todo va la suerte. Hay familias que al perder un miembro, por cuidarle de la sepul- tura, pagan uno o dos o medio. Hay quien ofrece y no paga. Y lo que es el año, de ciento, una.

Por mi parte, ni la menor cosa. RUBÉN, meditabundo, escribe alguna palabra en el sobre de una carta. Llegan a la puerta, rechina la verja negra. No sabéis mitología, pero sois dos filósofos estoicos. Lo que usted ordene. Para servir a usted, caballero. Cuando los haya depurado. Todavía son un monstruo. Querido Rubén, los versos debieran publicarse con todo su proceso, desde lo que usted llama monstruo hasta la manera definitiva.

Tendrían entonces un valor como las Pruebas de aguafuerte. Ante mis años y a la Puerta de un cementerio, no se debe pronunciar la palabra mañana. Quiero que usted me ayude a venderle a un editor el manuscrito de mis Memorias. Estoy completamente arruinado desde que tuve la mala idea de recogerme a mi Pa- zo de Bradomín. Voy a venderlas como si vendiese el esqueleto. Per capire a fondo Luces de bohemia bisogna partire dal presupposto che si tratta di un esperpento, e dunque che il testo descrive personaggi deformati secondo l'estetica che lo stesso Max Estrella descrive nella scena XII.

Deve essere sottolineato in primo luogo che le parole pronunciate da Max nella XII scena sono frasi di un personaggio del testo e non possono automaticamente essere attribuite all'autore del testo, prendendole come una definizione esclusiva dell'esperpento. Estética del esperpento , ABC, 7. Así Homero atribuye a sus héroes condiciones que en modo alguno tienen los hombres.

Se crean, por decirlo así, seres superiores a la Naturaleza humana: Hay una segunda manera, que es mirar a los protagonistas novelescos como de nuestra propia naturaleza, como si fuesen ellos nosotros mismos, como si fuera el personaje un desdoblamiento de nuestro yo, con nuestras mismas virtudes y nuestros mismos defectos. Esto es Shakespeare, todo Shakespeare. Los celos de Otelo son los celos que podría haber sufrido el autor. Y hay otra tercer manera, que es mirar al mundo desde un plano superior, y considerar a los personajes de la trama como seres inferiores al autor, con un punto de ironía.

Los dioses se convierten en personajes de sainete. Esta es una manera muy española, manera de de- miurgo, que no se cree en modo alguno hecho d el mismo barro que sus muñecos.

Quevedo tiene esta manera. In riferimento a questa maniera cita Goya e la definizione dell'esperpento data da Max in Luces de Bohemia, "como si los héroes antiguos se hubiesen deformado en los espejos cóncavos de la calle, con un trasporte grotesco, pero rigurosamente geométrico. Son enanos y patizambos, que juegan una tragedia". Aggiunge poi, in rife- rimento all'impegno sociale che si evidenzia nella sua opera recente: Creo que la Novela camina paralelamente con la Historia y con los movimientos políti- cos.

En esta hora de socialismo y comunismo, no me parece que pueda ser el individuo humano héroe principal de la novela, sino los grupos sociales. La Historia y la Novela se inclinan con la misma curiosidad sobre el fenómeno de las moltitudines".

Se ci atteniamo a quanto dice Valle, abbiamo in Luces de bohemia un contesto tragi- co e protagonisti che non sono all'altezza della tragedia, cominciando proprio dallo stes- 2 Sostanzialmente questo modo di rappresentazione dei personaggi - alla pari - è anche la delimitazio- ne dell'ambito del realismo, che non ha senso negli altri due modi di rapportarsi al personaggio, i quali implicano idealizzazione o deformazione grottesca.

Il poeta non è l'eroe di un avverso destino, ma una figura grottesca e irrespon- sabile di fatto trascina al suicidio moglie e figlia , caratterizzato dall'enorme distanza tra i suoi vaniloqui anarchici spropositati e la totale incapacità o impossibilità di miglio- rare in un modo qualunque la situazione: Ma, a differenza di tutti gli altri personaggi, Max evolve nel corso della nottata, pervie- ne a una coscienza sociale, a una nuova concezione del ruolo dell'intellettuale e a un'i- dea di letteratura adeguata alla gravità dei problemi e della situazione sociale: Per capirlo, torniamo alla pagina in cui, poco prima dell'attacco di cuore che lo ucci- de, Max ha l'intuizione dell'esperpento.

La collocazione di questa scena è rivelatrice: Max lo ricorda perfettamente: Max, per dialogare con lui e mettersi al suo livello, si era tolto la cravatta, simbolo di appartenenza a un'altra classe sociale, si era insomma spogliato di uno stato, e impotenza: Ora quella morte viene confermata: È questo l'episodio che permette a Max di mettere a fuoco tutto il suo pensiero.

Lo dice lui stesso in maniera chiara e diretta: È la prima volta che Max usa il termine grottesco è presente solo in un'altra occasione nell'opera nelle didascalie dell'autore, per indicare il saluto con cui il moder- nista Dorio de Gadex omaggia Max. La grottesca natura di don Latino sarà immortalata da Max in un romanzo. In nessun punto del testo risulta che Max abbia mai scritto romanzi. Il possessivo "nostra" si riferisce a loro due - Max e Latino - che sono un esperpento, una bizzarria grottesca, una buffonata.

La defor- mazione grottesca è un ampliamento d el realismo, è una raffigurazione realista che, di- struggendo la maschera, svela il vero volto che essa occultava: Per fare questo bisogna uscire dal modo abituale di rappresentarci la realtà, bisogna uscire dall'accettazione acritica dell'immagine che chiunque propone di sé: Cessare di essere un riflesso e tornare a essere sostanza: Quando avviene la sostituzione? Con ogni evidenza, in questo stesso momento: Max ha un'allucinazione e vede il funerale di Victor Hugo - di Max stesso don Lati- no aveva detto, parlando alla figlia Claudinita: È singolare che al termine della storia restino in piedi due personaggi - i soli che hanno un carattere positivo nel testo: Non aveva ancora avuto l'illuminazione dell'esperpento.

Se questo è vero, siamo al termine della saga. Al di là dei noti, eleganti, e spesso paradossali discorsi, sembra che Bradomín stia qui per fornire dati cronologici e per creare un collegamento tra la storia di Max Estrella e la saga iniziata con Femeninas.

In questa ottica, Max è un'ulteriore figura di perdente che si aggiunge a quelle di Bradomín, dei combattenti carlisti e di Montenegro. Un trat- to che accompagna tutte queste figure è la loro radicale ostilità alla borghesia, sia pure per ragioni diverse. La prima trilogia o serie ha per titolo generale Los ame- nes de un reinado , ed è ambientata nella corte di Isabel II poco prima della rivoluzione.

La seconda trilogia avrebbe descritto la rivoluzione liberale, detta "La Gloriosa", includendo la fase della prima Repubblica e la terza guerra carlista; la terza trilogia a- vrebbe narrato la restaurazione della monarchia borbonica, giungendo fino alla guerra di Cuba e alla fine del secolo.

La corte de los milagros ha una prima edizione in nove parti, o libri, cui ne viene ag- giunta una introduttiva nell'edizione del Prescindendo da questa aggiunta intro- duttiva, i nove libri iniziali hanno una struttura complessa e concatenata: Non essendo possibile fare in poche righe un riassunto della Corte de los milagros , mi limito a presentare tre scene che mostrano con chiarezza tre differenti maniere di scrivere dell'autore, in relazione alle tematiche dell'esperpento, dell'eleganza galante, del grottesco popolare.

La prima scena è tratta dai primi capitoli del libro introduttivo, inti- tolato Aires nacionales: I EL reinado isabelino fue un albur de espadas: Espadas de sargentos y espadas de gene- rales. Bazas fulleras de sotas y ases 3. Teatral Santiago Matamoros, atropella infieles tremolando la jaleada enseña de los Castillejos: Soldados, viva la Reina!

Sus laureadas calvas se fruncían de perplejidades con los tropos de la oratoria de- 3 "Il regno isabellino fu un caso di spade: Giochi di bari di fanti delle carte e assi". Questo paragone squalificante tra i militari e le figure delle carte da gioco continua nel capitolo successivo, dove il generale Prim caracolla sul cavallo delle carte nelle stampe in vendita sui mercatini, come un ridicolo Santiago Matamoros.

Aquellos milites gloriosos alumbraban en secreto una devota candelilla por la Señora 4. Ante la retórica de los motines populares, los espadones de la ronca revolucionaria nunca excusaron sus filos para acuchillar descamisados. La rufa consigna bajaba de las alturas hasta la soldadesca, que relinchaba de gusto por- que la orden nunca venía sin el regalo del rancho con chorizo, cafelito, copa y tagarnina. Los edictos militares, con sus bravatas cherinolas 5 proclamadas al son de redoblados tam- bores, hacían malparir a las viejas.

La Señora, encendida de erisipelas, se inflaba con bucheo 6 de paloma: Ante aquella pertinaz relajación, la gente nea 7 se santigua con sus- to y aspaviento. Las doctas calvas del moderantismo enrojecen. Los barqueros sacan el oro de sus cajas fuertes para situarlo en la pérfida Albión.

La tea revolucionaria atorbellina sus resplandores sobre la católica España. Las utopías socialistas y la pestilencia masónica a- menazan convertirla en una roja hoguera. El bandolerismo andaluz llama a sus desafueros rebaja de caudales. Astures y vizcaínos de las minas promueven utópicas rebeldías por aumentar sus salarios. El huertano levantino, hombre de rencores, dispara su trabuco en las encrucijadas, bajo el vuelo crepuscular de los murciélagos.

Falsos apóstoles predican en el campo y en los talleres el credo comunista, y las ga- cetas del moderantismo claman por ejemplares rigores.

VI Se pegó muy a conciencia. Los edictos militares, con sus hipérboles baladronas, se emulaban en aquel retórico escupir por el colmillo 9. Desde todas las esquinas nacionales lanzaban roncas contra las logias masónicas, que en sus concilios de medianoche habían decretado la revolución incendiaria, el amor libre y el reparto de bienes. Con tales alarmas se asustaba la gente crédula, y las comunidades de monjas rezaban trisa- gios, esperando la hora de ser violadas.

Se zurró con tan gene- rosa voluntad y se quebraron en la fiesta tantas varas, que se peló de florestas Castilla. Espadón è un alto ufficiale dell'eserci- to. En Santa Clara, de Valladolid, la monja organista quedó loca para muchos días, suceso no extraño si se atiende a que una bala le rozó las tocas cuando sacaba agua del pozo. En aquel tiroteo hubo cinco muertos en la calle y un lorito en el balcón de Capitanía.

Comenzó la jarana con pedrea y rotura de cristales, alarma de gritos y susto de carreras. Cinco paisanos muertos, y aquel verdi- gualda cotorrín antillano, que las furias populares inmolaron a pedradas en el balcón de Ca- pitanía. El restablecimiento del orden nunca se logra sin el sacrificio de vidas inocentes. La muerte de su cotorrín desconsoló a la señora generala.

Recibía visitas de pésame en el es- trado, y con mimos de cuarterona solicitaba del veterano esposo un castigo ejemplar para los crímenes de la demagogia. El general, marido complaciente, dictó un bando de farrucas retóricas y extremó ternezas conyugales disponiendo que fuese disecado el cotorrín para consuelo de su dueña y adorno de consola.

Su mitológica fantasía de criolla cuarterona ambicionaba que la maravilla verdigualda del cotorrín emulase en los limbos monjiles a la blanca paloma del Espíritu Santo. Toda Andalucía, deli- rante de rencores proletarios, sentíase convulsa por la fiebre anarquista.

En Lucena, Mon- tilla y Villar del Duque, los gremios menestrales y las peonadas agrarias asaltaban los ar- chivos municipales y les ponían lumbre. Era su clamor por el reparto de tierras. Con el sus- to de las represalias se fugaban a las capitales de provincia los caciques y alcaldes de Real Orden. Se desvanecían los alguaciles y chulos del resguardo. En las Casas Consistoriales, llenas de humo, sólo aparecían por raro caso los famélicos chupatintas que se dejan crecer la uña del meñique: Aparentaban simpatía por la causa popular, y con falso guiño leguleyo aconsejaban cordura: Sórdidos, desgalichados, retuertos, insinuaban tramposos arbitrios convenientes a la defensa de los amotinados si, fallado el golpe, los empapelaban en un proceso.

Y, a hurto, echaban un ojo por las ventanas, en avizorada espera de que asomase la Guardia Civil. La seconda scena è quella in cui l'autore lascia qualche pagina a protagonismo a Bra- domín, dopo averlo fatto apparire fuggevolmente in alcune occasioni, e non sempre in modo benevolo. Una volta viene chiamato rancio gentilhombre p. Viene descritto attraverso Feliche, la donna che sta corteggiando: Sentía el atisbo sagaz del Marqués de Bradomín: No se había equivocado: El Marqués de Bradomín, en pie, de espaldas a la mo- numental consola, adoptaba la actitud de galante melancolía que, como suprema lección de donjuanismo, legó a los liones de Francia el Señor Vizconde de Chateaubriand.

Pero como es tan volteriano, salió diciendo que le había hecho la seña del tres A ti te cae en gracia ese cínico farsante, como le llama el Padre Claret. E infine eccolo perfettamente a suo agio, tra galanterie e paradossi che ricordano, anche nell'ambientazione e nello stile, le pagine delle Sonatas: Tenía la casona un jardín de naranjos con alambrilla en los caminos: Un jardín de traza morisca, recluso entre tapias de cal rosada.

El espejo de una alberca estrellaba sus mirajes en una métrica de azulejos sevillanos. Feliche, serena, agace- lada, sumisa, se deleitaba con las historias del viejo dandy. El Marqués habíale retirado de las manos un librote empergaminado, y teniéndolo cerrado en las suyas, exponía una extra- vagante lección de paradojas y donaires: Feliche, éste es el libro que no debe leer una niña ilusionada.

Este libro perverso va contra los sueños que todos hemos tenido, alguna vez, de redimir los dolores del prójimo. Malvado libro que ni a la santidad le autoriza la extravagancia. Con blando hechizo se animó Feliche: Humanista y teólogo, reía con sus tres paperas, considerando el absurdo de que al rico, por sola la desgracia de serlo, le estuviese difícil la entrada en el Reino de Dios. No quie- ras conocer el veneno de esta serpiente encuadernada en pergamino, edición príncipe de Sevilla.

Pero dame la mano. Yo hubiera querido casarte con él. Los cerrillos abrigaban en sus cue- vas las mismas cabilas que ahora. Sufrió burlas villa- nas. Este libro las cuenta con divino arte. Miguel de Molinos ha puesto en solfa mística las mismas alegaciones contra el celo de almas.

Te robaría el don de soñar y la voluntad de las bellas locuras para ser santa. Feli- che, ser santo incluye la naturaleza de pecador, la inteligencia del mal, la propensión a la culpa. Me has embrollado los pajaritos.

Mi duda era ésta: Murmuró Bradomín, entre burlón y sagaz: El proceso de la santidad se nutre de soñar andando. Trascender la paradoja del juego de vocablos al acto.

Realizar transformismos absurdos y, alguna vez, deleitarse con el halago de la iconografía, son achaques de todo el que profesa la santidad. Rió Feliche con grave donosura: El santo debe creerse un gusano. Ese debe ser su estado de conciencia. Para el santo no hay gusanos miserables, todas las criaturas son obra de Dios.

El santo puede acendrar tanta humildad que su con- ciencia se aniquile en la efusividad del Universo. Pero eso ocurre con todos los libros que ce- lebran los académicos. Pasaba por el silencio del jardín el rumor de un cortejo lejano, con campanilla y salmo- dia.

La terza scena è il racconto del funerale, scaglionato in vari punti del libro VI. Il corpo resta insepolto in attesa che la piena passi, e comincia a corrompersi: Se detenían vueltos sobre un rastro, las orejas erguidas, el rabo cobarde.

La Marquesa Carolina se impa- cientó con un grito nervioso: Las madamas se asustaron. La Marquesa se asió al brazo de Feliche: Y explicaba la voz sobre el camino: Y profetizaba, nocharniega, la voz sobre el camino: Feliche cerraba los dulces ojos agacelados: Mostró asombro el Marqués de Bradomín: Por ello mi decir de que otra vez iremos con soguilla para la sepultura.

Y acriminaba 14 , voluble, la Marquesa: La molinera chascó 15 el ojo: La soguilla con que se pasan los muertos por el río. Antañazo todos iban con ese aditamento Ahora no lo hay. Conócese que sacaron a la difunta para el afuera de la ca- sa por la pestilencia. Graznaba, manchando el cé- nit de la tarde, una bandada de cuervos, y los perros, sobre la linde, tenían un largo gañir e- strangulado.

Las madamas rezaban, supersticiosas: Tramite un domestico, la Marchesa impone che la sepoltura abbia luogo come che sia: El farolillo, bajo el alpende de las yuntas 17 , convocaba al velorio. La caja, puesta sobre dos caballetes, partía el círculo de luz. Hedía la carroña de la difunta. El velorio, apartado en un rincón del corralizo, bajo los naranjos, mataba las horas chusco 18 y refranero.

Las mozuelas prendían en los labios hojas de malva olorosa. Otro, con requiebro, cortaba un ramo de azahares y lo repartía entre el concurso femenino: Otro se jactaba de tener perdida la olisca 20 con unas fiebres. Gritó una voz que se acercaba: La Señora Marquesa ha tenido noticia del ca- so y dispone que sepultéis el fiambre 21 , como ello sea. El Tío Juanes, arrastrando la capa, salió al claro de luna, sobre el borde de sombra que dibujaban los naranjos: Y que sea mañana tiene que decirlo el tiempo.

Conforme, por lo de ahora, parece estar con ese dictamen. Al salir va a ver al Ministro de Gobernación, antiguo compañero de estudios, con el fin de pedirle satisfacción por lo que le ha ocurrido. El ministro promete darle un dinero cada mes, pero no le da satisfacción.

De ahí marcha a un café, donde invita a cenar a Don Latino y a Rubén Darío. Ya camino a su casa tiene una visión de la muerte y a la mañana siguiente lo encuentran muerto unas vecinas. El esperpento concluye con el entierro de Max y cómo Don Latino se emborracha en una taberna.

Todo el esperpento tiene por fin destacar la decadencia y la imposibilidad de la vida literaria en la sociedad española. La obra tiene por tema la crítica que hace Valle de una sociedad, la española, en la que no hay lugar para el genio ni el trabajador.

Sólo puede prosperar en esta sociedad la canalla y la infamia. Valle pone de manifiesto la decadencia de España y los españoles, que vistos desde fuera son un esperpento. Los personajes principales de la obra son Max Estrella y Don Latino de Hispalis aunque aparecen otros muchos personajes. Max Estrella es un poeta frustrado que se ha quedado ciego. Su obra no tiene éxito y por este motivo no gana lo suficiente para comer. Vive en una sociedad insensible a la obra literaria, no sólo suya, sino también a la de otros.

Viven en la realidad y comprenden que no sólo de arte vive el hombre. Pasan bastantes aprietos y al final, cuando muere el padre, se suicidan. Don Latino es un asiduo acompañante de Max. También aparece en las obras un grupo de jóvenes modernistas , que se ríen, burlan de la sociedad. Aparecen personajes de la clase baja madrileña, todos ellos caricaturizados, deformados, con el fin de poner de manifiesto el mal, lo absurdo de España, sus costumbres y sus personas.

La acción comienza por la mañana y termina el día siguiente por la noche. A la mañana del día siguiente lo encuentran muerto ante la puerta de su casa. Toda la acción transcurre en Madrid y el tiempo es real. Valle ha situado la obra en una época en la que había disturbios callejeros en España, época en la que Maura era Ministro de Gobernación. A lo largo de toda la obra podemos apreciar cómo Valle estiliza grotescamente a España y a sus habitantes.

Él es en todo momento impersonal y objetivo. Simplemente deforma los que ya tiene. Los personajes y las situaciones en las que estos se hallan, no son inventados sino que Valle sino tomados de la vida real y sometidos a un proceso de deformación.

Valle al deformarlas las ha hecho esperpénticas. Como dice en la obra: Los personajes no tienen caracterización psicológica ni tienen vida, son personajes simbólicos: Max Estrella es un poeta frustrado, una caricatura. No le reconocen poeta las personas eruditas de la academia. Desde el punto de vista del léxico destacan tres aspectos: Valle deja hablar a cada uno de sus personajes con un lenguaje adecuado a sus circunstancias, su condición y el momento.

La florista utiliza un vocabulario propio de la clase baja madrileña. También resulta grotesco el que llame marquesa a una prostituta. Esto hace que aparezca o que resulte una ironía la vida. También es una ironía el que un personaje como Max, estudioso, se halle hablando de arte con unas personas que no comprende su postura y a las que tampoco interesa pues a ellos lo primero que les preocupa son sus dificultades económicas. En el lenguaje podemos observar lo esperpéntico de la obra.

Los obreros se reproducen populosamente, de un modo comparable a las moscas. Hace un año que estoy ciego. Pronto acabaré, querido poeta. Las Sonatas Etapa de transición: El café es un significado de piruja wikipedia prostitutas utebo zaragoza muy caro, y me prostitutas en palma follando prostitutas tailandesas a la taberna, mientras llega la muerte. È questo l'episodio che permette a Max di mettere a fuoco tutto il suo pensiero. Luces de bohemia è un dramma diviso in 15 scene nella versione definitiva del ; racconta l'ultima notte di Max Estrella, poeta cieco che vive miseramente con una compagna e la figlia, e che non ha più mezzi di sussistenza dopo che la sua ultima collaborazione con i giornali viene rifiutata, verosimilmente per il contenuto polemico dei suoi articoli.

Se abrazan los dos. El uno, viejo ca-. È la prima volta che Max usa il termine grottesco è presente solo in un'altra. Il possessivo "nostra" si riferisce a loro.

Víctor Hugo de España! Ora, allucinato, Max assiste al funerale di Hugo: Se questo è vero,. La seconda trilogia avrebbe descritto la rivoluzione liberale, detta "La Gloriosa",. Giochi di bari di fanti. Questo paragone squalificante tra i militari e le figure delle carte da gioco continua. Espadón è un alto ufficiale dell'eserci-. Credo che si riferisca a segni fatti durante il gioco delle carte: Si tratta di un conflitto tra il governo e milizie cristiane che defendevano l'autonomia della Chiesa.

Esta solo es una pre-visualización. Busca en el resumen del documento. Inizia anche un periodo di intensa riflessione estetica che lo conduce ad elaborare un nuovo e più complesso sti- le. Tra il e il , che è un anno di svolta, scrive: Nel pubblica Luces de bohemia , poi ampliata in edizione definitiva nel , annunciando e teorizzando nel testo un nuovo approccio stilistico: Luces de bohemia è un dramma diviso in 15 scene nella versione definitiva del ; racconta l'ultima notte di Max Estrella, poeta cieco che vive miseramente con una compagna e la figlia, e che non ha più mezzi di sussistenza dopo che la sua ultima collaborazione con i giornali viene rifiutata, verosimilmente per il contenuto polemico dei suoi articoli.

Evidentemente malato e depresso, Max lascia la sua casa in compagnia dello squallido don Latino per recarsi nella libreria di Zaratustra a cui ha venduto dei li- bri in cambio di un prezzo irrisorio, sul quale don Latino si è preso furtivamente la sua parte: Un guardillón con ventano angosto, lleno de sol.

Retratos, grabados, autógrafos repartidos por las paredes, sujetos con chinches de dibujante. A la pelirrubia, por ser francesa, le dicen en la vecindad Madama Collet. Vuelve a leerme la carta del Buey Apis. Pudo esperar a que me enterrasen. Le toca ir delante. La de la muerte. A mí la muerte no me asusta. También se matan los jóvenes, Collet. No por cansancio de la vida. Los jóvenes se matan por romanti- cismo.

Entonces, se matan por amar demasiado la vida. Con cuatro perras de carbón, podíamos hacer el viaje eterno. Y no hallo editor. No te pongas a gatas, Max. Todos reconocen tu talento.

Léeme la carta del Buey Apis. No tomes ese caso por ejemplo. Es un infierno de letra. E- ran intelectuales sin dos pesetas: Divagan ajenos al tropel de polizontes, al viva del pelón, al gañido del perro, y al comentario apesadumbrado del fantoche que los explota.

Eran intelectuales sin dos pesetas. No hay país comparable a Inglaterra. Aquí los puritanos de conducta son los demagogos de la extrema izquierda. Acaso nuevos cristianos, pero todavía sin saberlo. Maestro, tenemos que rehacer el concepto religioso, en el arquetipo del Hombre-Dios.

Hacer la Revolución Cristiana, con todas las exageraciones del Evangelio. Sin religión no puede haber buena fe en el comercio. Maestro, hay que fundar la Iglesia Española Independiente. Y la Sede Vaticana, El Escorial. Haciéndose iniciados de la sublime doctrina. Hay que resucitar a Cristo. La creación política es ineficaz si falta una conciencia religiosa con su ética superior a las leyes que escriben los hombres.

Ilustre Don Gay, de acuerdo. Este pueblo miserable transforma todos los grandes conceptos en un cuento de beatas costureras. Su religión es una chochez de viejas que disecan al gato cuando se les muere. La tappa successiva è la malfamata taverna di Pica Lagartos: Max si impegna il man- tello per avere del denaro da spendere in bevute, mentre dall'esterno giungono le voci e i.

I pre- sentimenti di morte accompagnano il protagonista insieme agli auspici di un destino migliore, legato alla sorte di un biglietto della lotteria "fortunato": No has tenido el talento de saber vivir. Mañana me muero, y mi mujer y mi hija se quedan haciendo cruces en la boca.

Tosió cavernoso, con las barbas estremecidas, y en los ojos ciegos un vidriado triste, de alcohol y de fiebre. Accompagnato da don Latino, Max si reca alla fritteria modernista, dove incontra un gruppo di poeti, o sedicenti tali, epigoni del modernismo, descritti in forma ridicola.

Ai loro schiamazzi intervengono le forze dell'ordine e, nella discussione che segue, Max viene arrestato: La Buñolería entreabre su puerta, y del antro apestoso de aceite van saliendo deshila- dos, uno a uno, en fila india, los Epígonos del Parnaso Modernista: Unos son largos, tristes y flacos, otros vivaces, chaparros y carillenos. Usted es un poeta, y los poetas somos aristocracia.

Como dice Ibsen, las multitudes y las montañas se unen siempre por la base. Aquí sólo hablan los genios.

Yo me siento pueblo. Yo había nacido para ser tribuno de la plebe, y me acanallé perpetrando traducciones y haciendo versos. Maestro, preséntese usted a un sillón de la Academia.

No lo digas en burla, idiota. Pero esa prensa miserable me boicotea. Odian mi rebeldía y odian mi talento. Para medrar hay que ser agradador de todos los Segismundos. Maestro, nosotros los jóvenes impondremos la candidatura de usted para un sillón de la Academia. Un trote épico, y la patrulla de soldados romanos desemboca por una calle traviesa.

Suena un toque de atención, y se cierra con golpe pronto la puerta de la Buñoleria. En griego, para mayor claridad, Crisóstomo. Jadeos y vahos de aguar- diente. Vuelan chispas de las herraduras. Re- suena el trote sonoro de la patrulla que se aleja. Max, convídale a una copa. Hay que domesticar a este troglodita astu- riano. No es lo mismo. Ya he dicho que soy ciego. Trasportato nel palazzo del Governo, Max continua a mancare di rispetto all'autorità e finisce in prigione: No falto a ella, señor Delegado.

Todo es uno y lo mismo. Mi seudónimo, Mala Estrella. Tengo el honor de no ser Académico. Esquina a San Cosme. Diga usted casa de vecinos. Donde yo vivo, siempre es un palacio. Aquí no se viene a dormir. Usted desconoce la Historia Moderna. Eso no lo tolero. Permítame usted que se lo pregunte por teléfono. Se lo va usted a preguntar desde el calabozo.

Perdone usted mi entrometimiento. Llévenle ustedes a rastras. Aquí no se protesta. Qui si ritrova in cella con un prigioniero catalano, un operaio anarchico, che gli anti- cipa il suo destino: Solamente los obreros catalanes aguijan su rebeldía con ese denigrante epíteto. Paria, en bocas como la tuya, es una espuela.

Tiene usted luces que no todos tienen. Barcelona alimenta una hoguera de odio, soy obrero barcelonés, y a orgullo lo tengo. Soy lo que me han hecho las Leyes. Pertenecemos a la misma Iglesia. Me lo arrancaré, para que hablemos. Usted no es proletario. Yo soy el dolor de un mal sueño. Parece usted hombre de luces. Su hablar es como de otros tiempos. Yo soy un poeta ciego. En España el trabajo y la inteligencia siempre se han visto menospreciados. Aquí todo lo manda el dinero.

Hay que establecer la guillotina eléctrica en la Puerta del Sol. El ideal revolucionario tiene que ser la destrucción de la riqueza, como en Rusia.

No es suficiente la degollación de todos los ricos. Hay que hacer imposible el orden anterior, y eso sólo se consigue destruyendo la riqueza.

Barcelona industrial tiene que hundirse para renacer de sus escom- bros con otro concepto de la propiedad y del trabajo. Todos los días, un patrono muerto, algunas veces, dos No cuenta usted los obreros que caen Los obreros se reproducen populosamente, de un modo comparable a las moscas.

En cambio, los patronos, como los elefantes, como todas las bestias poderosas y prehistóri- cas, procrean lentamente. Saulo, hay que difundir por el mundo la religión nueva. Mi nombre es Mateo. Yo te bautizo Saulo. Soy poeta y tengo el derecho al alfabeto. Escucha para cuando seas libre, Saulo. Acabando con la ciudad, acabaremos con el judaísmo barcelonés. Barcelona semita sea destruida, como Cartago y Jerusalén.

Soy tachado de rebelde Conoz- co la suerte que me espera: Cuatro tiros por intento de fuga. Gachó, vas a salir en viaje de recreo. El esposado, con resignada entereza, se acerca al ciego y le toca el hombro con la bar- ba. Se despide hablando a media voz. Creo que no volveremos a vernos Lo que le manden. De impotencia y de rabia. La pressione degli amici poeti sulla stampa consente di ottenere la scarcerazione di Max, che decide di andare a trovare il ministro degli interni, un tempo suo amico negli anni eroici della boemia giovanile, per protestare contro i maltrattamenti subiti: Apenas leo tu firma en los periódicos.

Paco, las letras no dan para comer. Las letras, ciertamente, no tienen la consideración que debieran, pero son ya un valor que se cotiza. Amigo Max, yo voy a continuar trabajando. A este pollo le dejas una nota de lo que deseas Llegas ya un poco tarde. Llego en mi hora. No vengo a pedir nada. Vengo a exigir una satisfacción y un castigo. Soy ciego, me llaman poeta, vivo de hacer versos y vivo miserable.

Si no fuese un borracho ya me hubiera pegado un tiro. Amigo Max, yo no estoy enterado de nada. Como hay un poco de tumulto callejero, y no se consienten grupos, y esta- ba algo excitado el maestro He sido injustamente detenido, inquisitorialmente torturado.

En las muñecas ten- go las señales. En puridad, lo que acabo de resumir al Señor Ministro. He sido detenido por la arbitrariedad de un legionario, a quien pregunté, ingenuo, si sabía los cuatro dialectos griegos. Real y verdaderamente la pregunta es arbitraria.

Hace un año que estoy ciego. Dicto y mi mujer escribe, pero no es posible. Una santa del Cielo, que escribe el español con una ortografía del Infierno. Ten- go que dictarle letra por letra. Las ideas se me desvanecen. Si hubiera pan en mi casa, maldito si me apenaba la ceguera. El ciego se entera mejor de las cosas del mundo, los ojos son unos ilusionados embusteros. Max Estrella no es el pobrete molesto.

Ya que has venido, hablemos. Vivíais en la calle del Recuerdo. De tu hermana anduve yo enamorado. Entró en un convento. Max, yo no quiero herir tu delicadeza, pero en tanto dure aquí, puedo darte un sueldo. Tome usted nota, Dieguito. Dispóngase usted a escribir largo, joven maestro: Si en este laberinto hiciese falta un hilo para guiarse, no se le pida a la portera, porque muerde. El mundo es mío, todo me sonríe, soy un hombre sin penas. Toma un dedo, y no te enternezcas.

Conste que he venido a pedir un desagravio para mi dignidad, y un castigo para unos canallas. Conste que no alcanzo ninguna de las dos cosas, y que me das dinero, y que lo acepto porque soy un canalla. No me estaba permitido irme del mundo sin haber tocado alguna vez el fondo de los Reptiles.

Su Excelencia, tripudo, re- pintado, mantecoso, responde con un arranque de cómico viejo, en el buen melodrama francés. Estrecha la mano del bohemio, y deja en ella algunos billetes. Créeme que no olvidaré este momento. In realtà, Max si disinteressa delle due povere donne, che non hanno la cena, e si reca in un elegante caffè dove spera di incontrare Rubén Darío e, ancora tra presagi di morte, gli offre una raffinata cena: Vamos a su lado, Latino.

Muerto yo, el cetro de la poesía pasa a ese negro. No me encargues de ser tu testamentario. Yo no lo entiendo. El café es un lujo muy caro, y me dedico a la taberna, mientras llega la muerte.

Max, amemos la vida, y mientras podamos, olvidemos a la Dama de Luto. Hemos hecho juntos periodismo en La Lira Hispano-Americana. Tengo poca memoria, Don Latino. Yo era el redactor financiero. Querido Max, vuelvo a decirte que no te pongas estupendo.

Siéntate e invítanos a cenar. Rubén, hoy este gran poeta, nuestro amigo, se llama Estrella Resplande- ciente! Como Martín de Tours, partes conmigo la capa, trasmudada en cena.

Me parece un poco exagerado pedir vinos franceses. Dopo la cena e il toccante ncontro con una prostituta bambina, Max e don Latino si ritrovano ancora a contatto con operai assaliti dalla polizia: Nella carica rimane ucciso un bambino che era in braccio a sua madre: Llega un tableteo de fusilada.

El grupo se mueve en confusa y medrosa alerta. Descue- lla el grito ronco de la mujer, que al ruido de las descargas aprieta a su niño muerto en los brazos. Esa voz me traspasa. Hay mucho de teatro. El farol, el chuzo, la caperuza del sereno, bajan con un trote de madreñas por la acera. Un preso que ha intentado fugarse. Latino, ya no puedo gritar Ese muerto sabía su fin No le asustaba, pero temía el tormento La Leyenda Negra, en estos días menguados, es la Historia de España.

Nuestra vida es un círculo dantesco. Rabia y ver- güenza. Peor que ellos, porque no tienes una peseta y propagas la mala literatura, por entregas. Latino, vil corredor de aventuras insulsas, llévame al Viaducto. Te invito a regenerarte con un vuelo. In questa atmosfera si giunge alla scena dodicesima, in cui la vicenda raggiunge il suo culmine con la morte di Max che, in un'ultima visione o allucinazione, intuisce la vera natura della Spagna e l'estetica adatta a ritrarla: Vamos a dar unos pasos.

Préstame tu carrik, Latino. La tragedia nuestra no es tragedia. No tuerzas la boca, Max. Estoy a tu lado. Como te has convertido en buey, no podía reconocerte. Échame el aliento, ilustre buey del pesebre belenita. Debías dejar esa broma.

Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. España es una deformación grotesca de la civilización europea. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato. En el fondo del vaso.

Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España. Nos mudaremos al callejón del Gato. Arrímame a la pared. No tuerzas la boca.

No me siento las manos y me duelen las uñas. Quieres conmoverme, para luego tomarme la coleta. Idiota, llévame a la puerta de mi casa y déjame morir en paz. La verdad sea dicha, no madrugan en nuestro barrio. Le tre scene successive si svolgono di giorno e raccontano il grottesco funerale di Max, la ricchezza di don Latino, che ha sottratto a Max il portafoglio con il biglietto vincente della lotteria, la morte per suicidio della vedova e della figlia di Max, e il col- loquio tra Rubén Darío e il Marchese di Bradomín, che si sono recati al funerale per rendere omaggio all'amico poeta: Hablan en voz baja y ca- minan lentos, parecen almas imbuidas del respeto religioso de la muerte.

En el Campo Santo. Bajo ese nombre adquiere una significación dis- tinta nuestro encuentro, querido Rubén. Ni cementerio ni necrópolis. La de una pedantería académica. Necrópolis, para mí es como el fin de todo, dice lo irreparable y lo horrible, el perecer sin esperanza en el cuarto de un Hotel. Bajo ella resuena religiosamente el terrible clarín extraordinario, querido Rubén. Marqués, la muerte muchas veces sería amable si no existiese el terror de lo incierto.

Yo no cambio mi bautismo de cristiano por la sonrisa de un cínico griego. Yo espero ser eterno por mis pecados. Nosotros divinizamos la muerte. Y de las muertes, yo prefiero la muerte cristiana. Callan y caminan en silencio. Max nació treinta años después de mi viaje a Méjico. Me falta muy poco para llevar un siglo a cuestas. Pronto acabaré, querido poeta. En la edad del pavo todas las niñas son Ofelias. Era muy pava aquella criatura, querido Rubén. En el tiempo de mis veleidades literarias, lo elegí por maestro.

Todos tenemos algo de Hamletos. La florista utiliza un vocabulario propio de la clase baja madrileña. También resulta grotesco el que llame marquesa a una prostituta.

Esto hace que aparezca o que resulte una ironía la vida. También es una ironía el que un personaje como Max, estudioso, se halle hablando de arte con unas personas que no comprende su postura y a las que tampoco interesa pues a ellos lo primero que les preocupa son sus dificultades económicas. En el lenguaje podemos observar lo esperpéntico de la obra. El lenguaje de Max no corresponde a su situación.

Se aprecian abundantes coloquialismos como las palabras tomadas de la lengua calé y de las partes bajas madrileñas. Todo ello es un clara muestra del gran conocimiento que posee Valle sobre el lenguaje, la riqueza de léxico y el total dominio que ejerce sobre él. Cuando da por terminada una y da comienzo a otra, parece que falta algo para dar por terminada a la anterior.

Lo comprobamos al ver que Valle utiliza numerosas palabras tomadas del léxico calé citasr, cañí, parné… y del léxico bajo madrileño apoquinar, beata, ahuecar, melopea…. El dominio que tiene Valle sobre el lenguaje es muy destacado y acentuado.

La obra evidencia que es probablemente uno de los mejores conocedores de la lengua castellana de este siglo. Observamos también el uso reiterado de la ironía. Machistas, sexo, matrimonios, trabajo, colegio Recorrido por las etapas de la literatura española.

Dichos populares y refranes tradicionales. Declaraciones de amor y cartas para dedicar. Amor, vida, salud, dinero de tu signo zodiacal en Web dedicada a los escritores multiculturales. Esquiar en Sierra Nevada: Tu publicidad en nuestras webs. Obras recomendadas de las distintas etapas de la literatura española.

Épocas literarias Siglo XX: Generación de Siglo XX: Generación de Siglo XIX: Machistas Feministas Sexo y humor Novios y parejas Nacionalidades Colegios y universidad Trabajo Profesiones Políticos Varios Teorías graciosas Emails filosóficos Chistes y humor machistas, sexo, matrimonios, trabajo, colegio Tiempo, espacio y ambientación histórica La acción comienza por la mañana y termina el día siguiente por la noche.

Léxico Desde el punto de vista del léxico destacan tres aspectos: Léxico Calé mulé — dar mulé — asesinar, matar parné — dinero chanelar — entender, hablar cañí — gitano gachó — hombre iii. Adecuación del léxico a la realidad Valle deja hablar a cada uno de sus personajes con un lenguaje adecuado a sus circunstancias, su condición y el momento.

Las Sonatas Etapa de transición: Chistes y humor Machistas, sexo, matrimonios, trabajo, colegio Literatura Recorrido por las etapas de la literatura española. Refranes Dichos populares y refranes tradicionales. Cartas de amor Declaraciones de amor y cartas para dedicar. Horóscopo '11 Amor, vida, salud, dinero de tu signo zodiacal en Multicultural Web dedicada a los escritores multiculturales.

Sierra Nevada Esquiar en Sierra Nevada:

0 thoughts on “Prostitutas de luces de bohemia prostitutas violadas”

    -->

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *